Archivo de la categoría: Opinión

Laura llibertat, d’Enric Tarrida Secretari General CGT-València

De Ràdio Klara: en català i castellano. També a CGT Pais Valencià

Des de fa diversos dies ens venim concentrant en diferents punts de l’estat per a exigir la llibertat de tots els detinguts arran de la vaga del 29 de març i per a protestar per la política repressiva engegada pels governants. També hem rebut la solidaritat i suport de companys en altres països destacant les concentracions celebrades a França i Mèxic. El dia 4 de maig vam tenir la bona notícia que els tres companys empresonats des del 29 de març han sigut posats en llibertat sense fiança per ordre de l’Audiència Provincial de Barcelona, rectificant a la jutgessa de primera instància i evidenciant que la mesura presa va ser desproporcionada.

Evidentment ningú els retornarà el mes de la seua vida perdut, ni hi haurà compensació per haver estat segrestats i privats d’estar amb els seus, els estudis perduts o els treballs abandonats.

Ismael, Daniel i Javier van ser detinguts el matí del 29 i responsabilitzats dels altercats d’aquell mateix dia a la vesprada.

Igualment Laura, amb desenes de companys, a la vista de tots, envoltats de la premsa i de nombrosos membres de la forces d’ordre públic, escenifiquen una protesta davant de la borsa de Barcelona cremant simbòlicament bitllets dins d’una caixa de cartó. Aquesta “terrible acció”, per la qual no van intervenir els mossos d’esquadra, ha comportat que 27 dies més tard la nostra companya Laura fóra detinguda com si es tractara d’un perillós delinqüent, portada davant de la jutgessa de Barcelona Carmen García Martínez i empresonada sense fiança a causa de la “gravetat dels fets” i la “possible reincidència”. Laura amb treball i domicili fix, amb família, mare d’una filla menor, i quasi 30 dies després dels successos descrits és pràcticament segrestada en una maniobra juridicopolítica per la qual el propi ministre d’interior Jorge Fernández Díaz es va veure obligat a declarar que “va caldre forçar l’ordenament jurídic…” D’aquesta forma assistim a l’espantall de la justícia que, obviant qualsevol raó, priva de llibertat a persones simplement per exercir el seu dret de protesta davant les injustes i brutals retallades laborals i socials que estem patint la major part de la població d’aquest país.

La jutgessa com a màxima responsable des del seu poder suposadament independent, el fiscal sol•licitant absurdes penes i el govern del senyor Mas amb el conseller Felip Puig com a executor de les feixistes polítiques de repressió contra el poble, han traspassat els límits de les seues pròpies regles de joc, i han demostrat la seua absoluta servitud als interessos dels poderosos, de la banca, de les grans empreses, fins al punt d’enviar-nos un clar missatge en forma d’amenaça al més pur estil mafiós; si no acatem l’ordre establit ens poden privar d’allò que tenim més valuós els éssers humans, la llibertat.

Ni els matas, els camps, crespos, fabras, urdangarines, per posar solament alguns exemples, alguns d’ells amb sentències condemnatòries de diversos anys, han tocat ni tocaran ni tan sols el calabós, nefast allotjament que sí han patit per desgràcia, nombrosos estudiants valencians que protestaven per les retallades i últimament desenes de treballadors de tot el país que havien participat en l’última vaga general i què també han patit a més vergonyosos episodis en les seues detencions. Com no pot ser d’una altra forma, ens alegrem per la posada en llibertat dels tres companys de Barcelona, però encara tenim a Laura empresonada, tancada, segrestada per Felip Puig i els seus sequaços. És clar que volen fer escarn, donar exemple, i mostrar la seua fermesa davant els qui creuen més febles, mentre no tenen cap tipus de vergonya a baixar el cap davant els seus amos.

Però s’estan equivocant, justament perquè ells no coneixen ni la dignitat ni l’honradesa, ni estimen la llibertat. Justament perquè ells tenen a qui servir es creuen que nosaltres, les treballadores i els treballadors, els devem obediència, es creuen que ciutadanes i ciutadans covardament callarem i patirem les seues injustes imposicions, el latrocini i espoli de la sanitat, de l’educació, del públic en general. Es creuen que poden aconseguir els seus propòsits amb la repressió i la por, i ara més que mai hem de tenir clar que açò és el que estan cercant. Perquè solament d’aquesta manera, amb un pobles atemorits davant la possibilitat de perdre el seu habitatge, el seu treball, la salut, la llibertat, etc., poden aconseguir el seu resignat silenci quan li estan arrabassant tot allò que ha costat tants anys i esforços alçar, els nostres hospitals, les nostres escoles, les universitats, els transports públics i fins i tot els nostres drets, i tot açò en nom i benefici dels nomenats mercats, finalment pels interessos del gran capital, dels especuladors financers, de la banca… Abans de res açò hem de despertar d’una vegada i hem de dir ja prou, i tirar-los, perquè som més i tenim raó, i perquè volem un món diferent, més just, més igualitari, més humà…

Però no ens ho posaran fàcil, i per tant hem d’utilitzar el millor de nosaltres, ens hem d’organitzar, ens hem d’unir generosament totes i tots, i demostrar que el món és nostre i no de qui més té.

Diuen que protestar no serveix de res, que les manifestacions són inútils, i jo us dic que s’equivoquen, que cap govern resisteix que cada dia les ciutadanes i ciutadans prenguen el carrer, ni tan sols governs dels quals acusen de dictatorials (com si ells foren demòcrates), tal com hem vist no fa tant temps.

Organitzeu-vos, rebel•leu-vos, preneu els carrers.

Avui exigim la llibertat de Laura i no pararem fins que així siga. S’han equivocat els nostres enemics amb nosaltres, la CGT és una organització valenta i madura, i sap com respondre adequadament. Amb fermesa però també amb intel•ligència, i sobretot han obviat la nostra absoluta obstinació en defensa de la llibertat, de la igualtat i de la justícia.

“Quan toquen a una ens toquen a totes”

Laura Llibertat immediata N’hi ha prou de repressió

Enric Tarrida Secretari General CGT-València

Anuncios

Ni hay justicia, ni democracia. ¡Laura libertad!

(de Rojo y Negro)

Nos engañan retransmitiendo en diferido que vivimos dentro de un sistema democrático que garantiza una serie de libertades: la de movimiento, la de manifestación, la de expresión, etc., pero a este sistema se le rompen las costuras, las composturas y los contenidos cuando alguien pone en evidencia sus graves contradicciones, sus injusticias manifiestas y entonces aparece la verdadera cara del sistema, su práctica dictatorial, su argumentario de tópicos manidos donde cualquier disidencia se castiga o bien con el desprecio, o con la represión.

Cuando alguien, organización o individuo, insiste en sacar a la luz las vergüenzas del sistema se le acusa de practicar la demagogia, palabra contenedor donde cabe todo aquello que, acudiendo al estudio comparativo, denuncia las prácticas corruptas del “buen y único” sistema posible.

Y así llegamos, por ejemplo, a Barcelona cuando un grupo de personas, el día de la huelga general del 29M, teatraliza mediante la quema de unos papeles, frente a la Bolsa de Barcelona, la inconsistencia de uno de los fundamentos del sistema capitalista: la bolsa de los infravalores. Casi un mes después, el 24 de abril, con alevosía y calculada crueldad se detiene a Laura, secretaria general de la federación local de la CGT de Barcelona. Dicho de otro modo, se detiene a la CGT, pero no solo a ella sino a cualquier organización que cuestione los pilares herrumbrosos de este sistema corrupto, donde al mata elefantes nos lo presentan deslumbrante tras su lastimero “no lo volveré a hacer” mientras la mayoría se aplica en no caer en el insistente balanceo de la tela de araña en la que nos quieren enredar, donde Matas y Urdangarines urden nuevas limpiezas de cutis aplicando los subterfugios pactados por el propio sistema, donde la banca gana y sale absuelta y el derecho a la vivienda pierde y es desahuciado, donde el trabajo se acerca al esclavismo y la acumulación de riqueza se presenta como un valor, donde destrozar el planeta es crear riqueza y luchar por su conservación y regeneración una “mariconada”, donde la cleptomanía es una ciencia y el reparto equitativo de recursos una locura imposible, en fin, donde la palabra democracia es solo eso, una palabra sin sentido y la hipocresía su guía habitual.

Los prebostes del poder se reúnen, banco central europeo, y miles de guardias pretorianos se aprestan a vigilar las fronteras, como fruto generoso de nuestro esfuerzo, todo el mundo lo pagamos, consiguen hacer retornar a su destino a 18 “antisistema” que iban a lograr, ellos solitos, cambiar el orden impuesto. “Éxito clamoroso de Felip Puig” conseller de interior, autista de sí mismo.

Buenas noticias, liberados los estudiantes Xavi, Dani e Isma, Laura no. La audiencia provincial de Barcelona, desautorizando a la jueza de instrucción, escasa, Carmen García, deja en libertad a los estudiantes, ella les impone fianza.

Noticias de portada, el real Madrid gana la liga, para el secuestro de Laura ocultación y olvido. ¿No vamos a ser antisistema? Claro que somos anti sistema, repudiamos, denunciamos y luchamos por cambiar este antilamayoría. Aquí radica nuestro peligro. Mostrar nuestra disidencia al sistema solo tiene unas consecuencias: represión y cárcel, luego lo que toca mostrar es: insumisión y lucha.

Lo llaman democracia y no lo es. ¡LAURA LIBERTAD!

Santi Herranz (SOV de Salamanca)


¡Felicidades, Laura! #LauraLlibertat #DiaDeLaMadrePresa

 Artículo de “A Sueldo de Moscú

LauralibertadHoy es el día de la madre, y como yo no tengo madre, he decidido felicitar a Laura.

Supongo que ya saben ustedes quién es Laura y qué le ha ocurrido. Si no lo saben ustedes, se lo digo yo: Laura es la secretaria de organización de CGT Barcelona, y está en la cárcel desde hace 15 días por haber participado en la huelga general del 29 de marzo. Como en las dictaduras militares, fueron a buscar a Laura a su casa 15 días después de la huelga. Laura es usted, o yo mismo, o cualquiera de nuestros compañeros y compañeras que han participado en la huelga general del 29M o en cualquiera de las protestas que se están produciendo estos días en nuestro país contra el desmantelamiento del estado del bienestar. Porque usted, o yo mismo, por cualquier cosa -incluso aunque no sea delictiva, como hacer unas declaraciones a una televisión, escribir un twit o participar en una huelga legal-, puede cualquier día atraer la atención de la Policía y ser encarcelado de manera arbitraria, como les ha ocurrido a la misma Laura, a numerosos sindicalistas que ha sido detenidos y encausados desde la huelga o a los tres estudiantes de Barcelona, a los que hicieron desaparecer durante un mes, para que no participaran en las movilizaciones del 1 de Mayo -no es una exageración, así lo justificó la juez que les encarceló, y posteriormente la Audiencia de Barcelona, que les ha liberado con la condición de que no participen en las manifestaciones del #12M-. A pesar de que tiene un trabajo fijo, de que es cargo directivo de un sindicato implantado y de que vive con su hija, Laura lleva 15 días en prisión provisional sin fianza. Todo ello, como ha reconocido el consejero Felipe Puig, «forzando la ley», y atribuyéndole una posibilidad de fuga que, por ejemplo, no le atribuyen al sinvergüenza de Urdangarín o a su esposa, a los que incluso se les permite vivir en el extrangero. En resumen, hoy, la hija de Laura no va a poder felicitarla, ni ella misma va a poder felicitar a su valiente madre, que con sus declaraciones recientes se ha puesto también en el punto de mira de las fuerzas represivas del PP y de CiU. Por estas razones, hoy he decidido felicitar a Laura.

¡Felicidades, Laura!


Video: Diputat Joan Tardà (ERC) reclama l´alliberament de la sindicalista de CGT Laura Gómez


Una irregularidad permite que los Mossos seleccionen el juez que dictamina prisión preventiva

Traducción del artículo de la directa (en catalán en el original).

Concentració a les portes de la Ciutat de la Justícia el 21 d'abril
ROBERT BONET

La rotación de las guardias de los juzgados de instrucción se regula mediante un Acuerdo del Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de 6 de mayo de 1992. Estos órganos judiciales cuando se encuentran en funciones de guardia de incidencias y de detenidos son los encargados de decidir si las personas detenidas ingresan o no a prisión preventiva, por lo tanto, su poder en las medidas cautelares a corto plazo es muy grande. Según consta al acuerdo del CGPJ, cada día hay cuatro juzgados de guardia a la ciudad de Barcelona, el primero de ellos es el Juzgado de Incidencias y los otras se denominan Detenidos 1, Detenidos 2 y Detenidos 3. Para regular el número de personas que desde las comisarías son trasladadas a la Ciudad de la Justicia se ha dirimido una serie de normas que adjudican territorios y funciones policiales a cada uno de los juzgados de detenidos.

A modo de ejemplo, el juzgado Detenidos 1 es competente por tomar declaración a todas las personas provenientes de las comisarías de Sant Martí, Nou Barris, Sant Andreu, Eixample, Gràcia y Horta-Guinardó. En el caso del juzgado Detenidos 2, le corresponden la comisaría de Ciutat Vella, Port y Metro. Los juzgados que cada día ocupan la función de incidencias y detenidos son seleccionados rotatòriament entre los 33 juzgados de instrucción de la ciudad. El día de hoy (29 de abril) hay la siguiente combinación: juzgado de incidencias (juzgado de instrucción 3), Detenidos 1 (juzgado de instrucción 4), Detenidos 2 (juzgado de instrucción 5) y Detenidos 3 (juzgado de instrucción 6). Y así, cada día sucesivamente.

La aleatoriedad en el reparto, norma básica

Uno de los objetivos que busca esta norma es evitar que ningún juzgado pueda escoger una clase de delitos o un territorio, y que el poder judicial y las autoridades policiales sean independientes unas de las otras. Precisamente, se intenta evitar que ningún cuerpo policial o ningún ciudadano pueda seleccionar el juzgado dónde irán a parar los atestados y las denuncias para preservar la supuesta independencia del poder judicial. Sólo hay una extraña excepción, los expedientes que llegan desde la División Central de Información. Al tratarse de investigaciones policiales que en la mayoría de casos no tienen una tutela judicial previa, los agentes pueden poner un día concreto para efectuar las detenciones, o pueden alargar el tiempo de detención (48h, 72h) para hacer coincidir la puesta a disposición judicial con la guardia de un juzgado favorable a los intereses de los mossos, que en este caso sería el dictamen de prisión preventiva. ¿Qué hace más fácil esta irregularidad? Pues que al acuerdo del CGPJ de ahora hace 20 años se estipuló que el juzgado de Detenidos 3 sería el competente de todos los temas investigados por la División Central de Información (DCI).

La DCI se encarga de los movimientos sociales alternativos

Hace falta recordar que la DCI se encarga específicamente de perseguir los movimientos sociales alternativos: 15-M, okupes, anarquistas, comunistas, independentistas y cualquier otro -ista, excepto capitalistas. Por eso es por lo que, los agentes de la DCI pueden calcular el horario de puesta a disposición de personas detenidas y facilitar así su encarcelamiento. Sólo echando una ojeada a los foros policiales se puede comprobar que los policías tienen muy claro de qué pie calza cada juez, con caseras clasificaciones de jueces más o menos afines a CIU y a las tesis de tolerancia cero. Este procedimiento irregular podría haber sido empleado en el caso del Dani, el Isma y el Javi, así como en el caso de Laura –todas ellas personas encarceladas por participar a las protestas de la huelga general– pero es muy difícil de demostrar. Varios abogados han explicado a este setmanari que la existencia de esta rendija obro la puerta a la prevaricación, puesto que los policías pueden escoger el juzgado más favorable a sus intereses. Por cierto, el miércoles 2 de mayo se encuentra de guardia a Detenidos 3 el juzgado de instrucción 18, el mismo que ordenó la prisión preventiva por Javi, Isma y Dani. Todas las detenciones que la DCI pueda efectuar el lunes 30 de abril y el martes 1 de mayo pasarían a prestar declaración ante su titular, la magistrada Carmen García.


A por nosotros. A por nuestra fragilidad

Nuevo texto de Guillem Martínez para nodo50

“El pasado martes, en la calle, de camino a su trabajo, fue detenida Laura. Al día siguiente fue puesta a disposición judicial. Lo que tenía que ser un puro trámite para la liberación de una persona sin antecedentes penales de ningún tipo, se transformó en orden judicial de prisión indefinida. Laura, en fin, fue acusada de desorden público, de incendio, de coacciones, de actos contra el ejercicio de derechos fundamentales y de actos de violencia contra la propiedad privada. Todo, salvo matar a Kennedy. Sobre su cabeza penden, en este momento, condenas de hasta 20 años”.

El delito de Laura, comparable en descripción y penas al de terrorismo, consistió en ser piquete el 29M y participar en una manifestación espontánea de varios miles de personas. Al paso de la manifestación frente a la Bolsa de Barcelona, Laura y otros ciudadanos se acercaron a su puerta principal. Allí, tras tomar medidas de seguridad, depositaron una pequeña caja de cartón con papeles. Y la quemaron, en lo que era un acto simbólico. Nadie llevaba la cara tapada. No había nada que esconder. No era noche cerrada. Sucedía lo que se veía. Una mujer con una caja. Docenas de periodistas gráficos que presenciaron el acto, lo fotografiaron con total tranquilidad. La policía desplegada, muy predispuesta a la intervención desde hace un año, no intervino, al no haber argumento escénico para ello. Posteriormente a los hechos, sí, varias personas rompieron vidrios. No es la primera vez –ni la más violenta-, que la Bolsa de Barcelona, una institución a la que le saldría más barato retirar la puerta y poner una cortina, sufre daños en sus accesos a lo largo de los últimos meses de violencia financiera.

Para la permanencia en prisión de Laura se argumentaron fenómenos paranormales, como su reiteración delictiva –un exotismo jurídico para alguien sin antecedentes-, o el inminente riesgo de fuga –Laura vive con su hija y disfruta de un trabajo fijo-. A los pocos días de su encarcelamiento, además, fue trasladada lejos de la ciudad en la que viven su familia y sus amigos, de manera sorprendente y arbitraria. El ministro de Justicia ha reconocido que para retener en la cárcel a Laura – y a Dani e Isma, ciudadanos barceloneses encarcelados desde la mañana del 29M, acusados de hechos acecidos por la tarde-, había sido necesario “forzar el ordenamiento jurídico”. Y forzar esas cosas consiste en privarlas de su sentido. Consiste en el sinsentido. Consiste en volver a estéticas de la detención propias de décadas anteriores. Consiste en visualizar, en su brutalidad, la fragilidad en la que han caído los derechos civiles. Consiste, en fin, en visualizar la fragilidad, a secas. Y todo ello obliga a hablar de nuestra fragilidad. Laura es secretaria de organización de la CGT de Barcelona. Y es anarquista, una tradición hegemónicamente no violenta –la no violencia nació de la correspondencia de un anarquista ruso, Tolstoi, y un abogado Indio, Gandhi-, una tradición frágil, que requiere la vivencia personal, colectiva y voluntaria de la libertad.

Laura es, por todo ello, fragilidad. Pero no es la única fragilidad en la plaza. Desde hace un año, amplias capas de la sociedad hemos salido a la calle. De manera horizontal, indignados, sin violencia. Hemos visto en el rostro de los demás nuestro rostro frágil. Y hemos protestado. Protestamos porque nuestro único valor es el de ser mercancías, porque la presión que ejercieron en su día, pese a su fragilidad, nuestros padres y abuelos, ha sido disipada, de manera que hoy somos mucho más frágiles. Nuestro trabajo, nuestra casa, nuestra escuela, nuestra comida, nuestra salud, nuestro acceso a la democracia, nuestro futuro, nuestra vejez, nuestra relación con la ley, es pura fragilidad. Todos juntos valemos menos que otras cosas más sólidas, como una oficina, un contenedor, una puerta de cristal de la Bolsa. Vivimos una sola vez, somos absolutamente frágiles y no podemos disfrutar de ello, sino temerlo. Somos miles, millones, de personas frágiles en la calle. No nos distinguimos. El hecho de que se haya decidido detener a Laura, a una anarquista, es anecdótico. Laura es una región de nuestra fragilidad tan amplia, que Laura podría ser cualquiera de nosotros.

Defiende la fragilidad de Laura. Defiende la tuya. Que no nos toquen ni a uno solo de nosotros. La libertad de Laura es la tuya. Lucha por ambas. Lucha contra la violencia sobre la fragilidad. Lucha contra la violencia judicial. Juntos seguimos siendo frágiles, pero no débiles.